HACIENDO CAMINO.....

5° Paseo de 

TU SEXUALIDAD ESTÁ EN TUS MANOS


Nuestra biografía sexual está repleta de búsquedas, encuentros, desencuentros… entre una mujer y un hombre, entre dos mujeres, entre dos hombres…
Os he reiterado a lo largo de las conversaciones anteriores que en ese proceso de convertirnos en esas mujeres y en esos hombres,  no habrá dos iguales aunque compartamos ciertos rasgos, peculiaridades, aspectos…pero que somos seres únicxs e irrepetibles.
Y como no puede ser de otra manera, esa construcción se hace siempre en relación.
En un diálogo continuo con el otro que no es más ni menos que otro ser sexuado con sus únicas e irrepetibles maneras de comunicarse, de expresarse y de sentirse.

Y homenajeando a  Kavafis, en su poema Itaca, cuando dice  ”…pide  que tu camino sea largo. Que numerosas sean las mañanas de verano en que con placer, felizmente, arribes a bahías nunca vistas…Ten siempre a Itaca en la memoria…Mas no apresures el viaje, Mejor que se extienda largos años; y en tu vejez arribes a la isla con cuanto hayas ganado en el  camino sin esperar que Itaca te enriquezca…”

Qué significa esto…?
Que no importa tanto el destino al cual queramos llegar sino que los sitios y lugares por donde pasemos estén  guiados por la coherencia con nosotrxs mismxs.
Y esto implica dos cosas.
Una de ellas es que ese proceso de hacernos es algo que no termina nunca en el tiempo y que se va realizando conforme suceden aprendemos y asimilamos de  las interacciones con los demás.
Pero también,  que en el cultivo de nuestra Erótica y Amatoria (refrescaros la memoria sobre estos conceptos en los artículos anteriores) es el deseo quien guía  nuestros pasos, alejándonos de metas y objetivos fijados de antemano, los cuales, van siempre de la mano de  expectativas y consiguientemente de posibilidades de frustración y fracaso.




Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
dimelo-siquieres@hotmail.com
selene68@telefonica.net
676 347 854

7° Paseo por la Sexología

El Orgasmo

Qué es en realidad el orgasmo, cómo y por qué se produce

“…se fundieron en un solo cuerpo, él la penetró con fuerza  y ella gritó de placer…alcanzando el orgasmo a la vez…” 


Estas palabras bien podrían pertenecer a alguna novela, guión de película o a un relato incluido en una revista.
Existen ciertas creencias acerca del orgasmo y de la penetración vaginal  o mejor dicho,  del orgasmo en la penetración vaginal,  que en algunos casos hacen más mal que bien, creándonos problemas, traumas en nuestras relaciones, y a nosotrxs mismxs,  por hacernos creer y sentir  que somos infelices, incompletxs…por no sentir y alcanzar lo que se supone que siente y alcanza todo el mundo.
Para hablar de ello, vamos a echar una mirada a nuestro pasado.
Todo empezó cuando se logró caminar erguido.
Esto supuso un gran avance en la humanidad pero también algunos cambios anatómicos.
Entre ellos, en el cuerpo de la mujer,  la entrada vaginal se desplazó hacia delante y el clítoris, por acortamiento del pubis se deslizó fuera del canal vaginal. 


Esto llevó a que durante una penetración vaginal, debido a la distancia entre  la vagina y  el clítoris (diferente en cada mujer) no existe un contacto directo entre el pene y el clítoris, aunque en algunas posturas pueda darse cierta fricción o golpeteo de un pubis contra otro, pero  en la mayoría de los casos, puede resultar  insuficiente para disparar el reflejo orgásmico.
También sabemos que la vagina está pobremente dotada de receptores sensoriales. Tan sólo tiene unos cuantos en su tramo más externo. 
Mucho y variado se ha comentado sobre el clítoris, desde Freud hasta nuestros días,  desde que es un órgano inservible e infantil, hasta una obra maestra de ingeniería, rebosante  de receptores sensoriales  y terminaciones nerviosas.
Pero si algo seguro se sabe sobre él, es que es un órgano cuya única función es el placer.
El orgasmo femenino se expresa físicamente mediante contracciones rítmicas de los músculos y tejidos que rodean la vagina, pero la estimulación del clítoris actúa como un  potente desencadenante orgásmico.
Por lo que no existe un orgasmo vaginal y otro orgasmo clitoriano.
Sólo hay  uno.  
Pero sí, diferentes  maneras de vivirlo, sentirlo y expresarlo así como diferentes caricias para alcanzarlo.

Por poner un ejemplo gráfico,  existirán  mujeres con un disparo fácil, con un umbral orgásmico bajo, capaz de alcanzarlo durante una penetración vaginal mientras que otras, o en otros momentos, necesitarán de una estimulación más prolongada y directa sobre el clítoris.
En encuestas realizadas a mujeres, más del 98% afirmaron que se masturban alcanzando el orgasmo por medio de caricias en el clítoris, no en la vagina.
Pareciera que este artículo  se opone vorazmente a una amatoria vaginal, pero no es así o al  menos no es esta mi intención, pero lo que sí que me gustaría manifestar es que la obligación conjunta,  implícita y/o explícita del orgasmo,  durante una penetración vaginal no se sustenta con la anatomía genital femenina.
Las mujeres deseamos y disfrutamos en una penetración vaginal, no solamente por las sensaciones evocadas sino también por los sentimientos de unión, de complementariedad, los sentimientos  de calor y de fusión con el otro cuerpo, la pasión, la intimidad, la ternura… que se dan durante todo el encuentro erótico.
Por lo que juzgar un encuentro erótico entre dos personas con el único baremo de la existencia del orgasmo femenino, hace que nos perdamos y enredemos en las obligaciones, en las presiones, en los favores,  hasta en los engaños y mentiras y que a las consultas acudan mujeres  que nos cuenten: “…tengo un problema, sé que me pasa algo…, porqué no disfrutó con mi pareja…??
O bien, hombres, que se catalogan como menos hombres porque sus parejas mujeres, no llegan al orgasmo en sus encuentros eróticos con el elemento obligado de una penetración vaginal. 

Con o sin la parada del orgasmo, es un camino maravillo el del placer…
Y en ese camino, no deberíamos olvidar que para poder “traducir” todas esas sensaciones experimentadas en disfrute, en placer… necesitamos que tanto cuerpo y mente se encuentren en la misma onda erótica, sin metas ni presiones por llegar a un objetivo determinado, simplemente  recreándose, recorriendo, descubriendo, investigando…  por el simple gusto de hacerlo.



Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
dimelo-siquieres@hotmail.com
selene68@telefonica.net
676 347 854

ALPISTE (Combate el colesterol, la hipertensión y ayuda a adelgazar)

Bebida de Alpiste


El alpiste posee dentro de su composición química, enzimas con múltiples propiedades:
  • Antiinflamatorias.
  • Hipolipemiantes. (disminuye los niveles de lípidos en sangre)
  • Regeneradoras de la función pancreática.
  • Regeneradoras de la función hepática.
  • Reductoras de la hipertensión arterial.
Tiene la propiedad de reducir el colesterol en sangre, gracias a la enzima lipasa contenida en los granos de alpiste.

Receta de leche de alpiste para reducir colesterol

Ingredientes
  • 5 cucharadas de semillas de alpiste.
  • Agua cantidad suficiente.
Preparación

Dejar en remojo las semillas de alpiste en el agua durante toda la noche o por 8 horas.
Pasado el tiempo colocar las semillas con su agua en una licuadora y licuar.
Tomar 1 vaso de leche de alpiste antes de desayunar, en ayunas y 1 vaso antes de ir a dormir.

El vaso de por la mañana no tomarlo frío para no lastimar al estómago




4ª paseo de TU SEXUALIDAD ESTÁ EN TUS MANOS

Maneras y Conductas


…Y la manifestación de todos esos deseos, atracciones, emociones y sentimientos que conforman  la Erótica  es la Amatoria. 





Sería lo que comúnmente llamamos  relaciones sexuales.  

Pero ya sabemos que son sexuales no por lo que se hace ni con qué se hace, sino porque son relaciones entre Sexos, ya sean  dos hombres, una mujer y un hombre o dos mujeres.
Una relación sexual será pues,  un beso, una caricia, una mirada de complicidad, una sesión de arrumacos y susurros,  también una felación y un cunnilingus y una penetración  anal y una vaginal, un abrazo, unos mordisquitos y….

La Amatoria abarca también el imaginario erótico que, en ocasiones, nos revela, gustos,  atracciones, secretos… que sabemos que no deseamos realizar pero que en nuestra mente, todo está permitido 


La fantasía erótica nos amplía los límites de los deseos.
Mientras que los deseos  pasan por nuestro código de valores, que juzga si queremos o no llevar a cabo una acción, con las fantasías, nos permitimos recrearnos sin importarnos de qué están hechas…






Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
selene68@telefonica.net
dimelo-siquieres@hotmail.com
676 347 854

Tu Sexualidad está en tus Manos, nos invita al tercer paseo por la sexología


Erótica


Os propongo que sigamos adentrándonos en las palabras y en los significados que las otorgamos y así, teniendo todxs la misma idea, seguro que el camino será más fácil.
Recordamos que la Sexualidad es lo que se vive y se siente siendo esa mujer y ese hombre únicxs e irrepetibles.
El siguiente concepto del que me gustaría hablar es el de la ERÓTICA.
Que hace referencia a los deseos, atracciones, emociones y sentimientos que se dan entre personas.
Planteada de esta manera, una misma  persona puede ser deseante, es decir, con un deseo activo, dinámico, dirigido a…y para… pero, a su vez o tal vez, en otro momento pudiera sentirse  deseada.
Como veis, ese entramado complejo de relaciones eróticas entre personas iría conformando nuestra particular biografía sexual.
Atendiendo a esos deseos, como eje central nos encontramos con la orientación de los deseos, es decir, cuando van orientados hacia mujeres o van orientados hacia hombres.












Si bien la Identidad Sexual que  comentamos en el capítulo anterior, se va consolidando a partir de los 6 años de edad, no suele pasar lo mismo con la orientación del deseo erótico.
Y en  nuestro particular viaje  erótico  que cada una y cada uno va caminando, en ocasiones, habrá paradas, desvíos, perdidas, atajos…en relación a estos nuestros deseos.


Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
selene68@telefonica.net
dimelo-siquieres@hotmail.com
676 347 854

SEGUNDO PASEO

Y la Sexualidad, qué es?


Y retomando el tema donde lo habíamos dejado el otro día, existen dos Sexos: Mujer y Hombre.
Os acordáis de lo que comentamos sobre la pared con sus ladrillos que son los diferentes agentes  ya sean químicos, biológicos, hereditarios, gonadales…llamados Agentes Sexuantes,  que van  dando forma a ese cuerpo de mujer y de hombre…?
Pues de la misma forma que no existen dos mujeres ni dos hombres iguales en cuestión de sus rasgos físicos, tampoco existirán  dos mujeres ni dos hombres  idénticos en la manera de expresarse, de sentir y de vivirse sexualmente en y con  ese cuerpo,  ya sea de mujer o de hombre.





 Y ESO ES LA SEXUALIDAD!!





Que, por supuesto, no es estática ni fija, ya que se va amoldando a las diferentes etapas  y experiencias que atravesamos, escribiendo  cada unx de nosotrxs, su  particular Biografía Sexual.
Por lo que existirá una Sexualidad infantil, una adolescente, una juvenil,  una adulta y otra en la vejez…sin  olvidar la Sexualidad  en la discapacidad porque esas mujeres y esos hombres,  niñas y  niños, ancianos y ancianas  también tienen un cuerpo y un modo de vivenciar y de expresarlo.
La Sexualidad se relaciona con la Identidad Sexual, esto es, con la manera, con el modo en que expresamos, nos vivimos  y nos sentimos, siendo esa mujer y ese hombre unicxs y singulares.
Pero, al igual que existen características físicas compartidas entre mujeres, entre hombre  y/o entre una mujer y un hombre, también  estas maneras de expresarse  pueden ser compartidas entre una mujer y un hombre y no por ello seremos  menos mujeres o menos hombres…. 


Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
dimelo-siquieres@hotmail.com
selene68@telefonica.net
676 347 854

PRIMER PASEO


EL SEXO O LOS SEXOS?

En los últimos tiempos, pareciera  que el sexo se ha convertido en un tema normal, natural en la mayoría de nuestras conversaciones… y por ese carácter compartido, se podría pensar  que ya no está salpicado de ningún prejuicio ni estereotipo alguno.
Pero si empezamos a tirar del hilo de estas conversaciones, lo primero que salta a la vista es el significado que se da al concepto de Sexo.


La palabra Sexo se emplea en la mayoría de las interacciones humanas  como lo que se hace, referido en este caso,  a las conductas eróticas y, también,  a lo que se tiene, o sea,  a los genitales.

Pero es que el Sexo no es ni lo que se hace ni lo que se tiene.
El Sexo es lo que se es!!!
Se trata de un complejo proceso que empieza ya en el vientre materno resultado de innumerables influencias biológicas, hormonales,  psicológicas, sociales, culturales… que nos acompaña durante toda nuestra vida.
A lxs  Sexologxs nos gusta comparar este proceso con una pared, compuesta de multitud de ladrillos, cada uno “colocado” por un agente determinado y la unión de todos ellos determinará esa mujer y ese hombre…únicxs y singulares.
Y por este motivo, no hay un Sexo,  sino dos: mujer y hombre.
Aunque, al igual que no existen dos paredes iguales, tampoco existirá dos hombres o dos mujeres iguales!

Tu Sexualidad está en tus Manos
Ana Martínez Moreno
Sexóloga y Psicóloga
dimelo-siquieres@hotmail.com
selene68@telefonica.net
676 347 854