¿Sabías que en el transcurso del un día, la espalda puede contraerse 1,5 cm?
¡Se supone que se recuperan por la mañana al despertar!



La respiración crea una fuerza de estiramiento vertical que abre los discos y les permite descomprimirse, volver a ocupar su espacio natural.

Si la respiración es mala, la espalda no se estira lo suficiente en su eje vertical y aparece el dolor.....

Un ejercicio sencillo es respirar cada día durante 30 minutos como si inflaras globos, situados a la altura de las 8 partes siguientes del cuerpo:

1. Cima del cráneo

2. Ojos

3. Garganta

4. Corazón

5. Estómago

6. Ombligo

7. Pubis

8. Coxis

Túmbate boca arriba en una posición que te resulte cómoda.
Pon las manos una encima de la otra, en la parte del cuerpo que decidas trabajar.
Respira profunda y calmadamente. Inspira por la nariz y espira por la boca, 10 veces.

Es muy beneficioso hacerlo varias veces al día, y sobre todo tras momentos de estrés, o para concentrarse cuando pasamos de una actividad a otra.

Cuida tu cuerpo a través de tu rostro

El maravilloso mundo de la reflexoterapia

Aquí os dejo una imagen para que podáis tratar vuestro cuerpo a través de vuestro rostro.