domingo, 19 de junio de 2011

TEST ENERGÉTICO Y BALANCE DE CHAKRAS


La palabra chakra procede del sánscrito que significa “rueda”o “disco”.
Son vórtices de energía del cuerpo sutil del ser humano.
Están alineados en una columna ascendente desde la base del cuerpo hasta la parte superior de la cabeza. Reciben, acumulan, transforman y distribuyen la energía.
Aunque cada chakra está estrechamente relacionado con un órgano determinado o con una glándula específica, estas ruedas de energía forman parte de un sistema de energía sutil que constituye la base de un antigüo enfoque indio para la curación de nuestro ser físico, mental, emocional y espiritual.

La función de los chakras es regular el flujo de la Energía Universal a nuestro cuer
po físico.

Saber qué chakra está implicado en un problema personal, puede ser revelador tanto para la persona como para el terapeuta.
El test de chakras ofrece claves importantes para clarificar las motivaciones subconscientes de nuestros actos y actitudes. En caso de una enfermedad, podemos usar el test para averiguar qué chakras necesitan un mayor refuerzo para recuperar la salud.

Respecto al balance de chakras, cabe decir que potencia la capacidad de autocuración
y reduce considerablemente los niveles de estrés y ansiedad. Aplicado con regularidad, podemos asegurar el
Bienestar físico y psíquico y una renovada sensación de estar vivo.

Es recomendable que el test se haga antes de un tratamiento. Se usa, habit
ualmente, un péndulo para realizar el test energético. Este recibe, como una antena sensible, las señales energéticas emitidas por los chakras. Las traduce en diferentes movimientos, que nos hacen visibles, si un chakra está por ejemplo, activo, pasivo, retenido, hipo o hiperactivo.

Se puede testar con el péndulo qué niveles, físico, emocional, mental o espiritual, están afectados por el mal funcionamiento de uno o varios chakras. Esto último nos puede dar información valiosa de donde se está originando la interferencia energética.

Para el balance de chakras podemos usar también el péndulo. Le ponemos sobre los diferentes chakras y dejamos que se mueva, hasta lograr el movimiento que nos indica que el chakra está abierto adecuadamente.

El tiempo para el test puede variar entre 5 y 10 minutos. La duración del balance de chakras es algo más subjetivo, porque depende del estado general de la persona y si está previsto aplicar o no otra terapia después. El tiempo estimado para un balance puede oscilar, según el caso, entre 15 y 30 minutos.