domingo, 29 de mayo de 2011

HO'OPONOPONO


(Información obtenida del libro: Ho’oponopono – E-Book editado por Al McAllister, con textos e ilustraciones del mismo, y de varias fuentes)


Técnica creada por el psicólogo Dr. Ihaleakala Hew Len., en Hawai, que curó un pabellón entero de pacientes criminales desequilibrados mentales sin siquiera ver a ninguno de ellos. Estudiaba la ficha del preso y, enseguida, miraba hacia su interior con el fin de ver como él había creado la enfermedad de esa persona. A medida que él mejoraba, el paciente también mejoraba.



Definición dada por el Dr. Len:
“La definición del Ho’oponopono es corregir un error, y el error es corregido al decirse: “Te amo, Lo siento mucho, Perdóname y Gracias” al Divino, para permitir que el Divino vacíe y cancele los datos (las memorias en la Mente Subconsciente) que experimentamos como problemas.

Ho’oponopono contiene procesos de limpieza que incluyen alimentos, respiración y Ejercicio.


Limpiar significa pedir a la Divinidad que coja nuestros recuerdos (las memorias repitiéndose en el subconsciente) y las transmute en pura luz, neutralizando sus efectos que son los problemas en la vida. Haciendo que la inspiración venga a guiarnos ocupando el espacio vaciado por las memorias en nuestra Mente Subconsciente.

En situaciones difíciles, donde usted puede sentirse desamparado (o desamparada),
cuando sus emociones están en desequilibrio y los pensamientos fluyen desordenadamente generando más aflicción, haga la oración de Morrnah.
Oración que abarca a todo y todos, en un verdadero bálsamo espiritual:

“Divino Creador, padre, madre, hijo todos en uno...
Si yo, mi familia, mis parientes y antepasados ofendieron, a tu familia, parientes y antepasados en pensamientos, palabras, hechos y acciones desde el inicio de nuestra creación hasta el presente, nosotros pedimos tu perdón...
Deja que esto se limpie, purifique, libere, corta todas las memorias, bloqueos, energías y vibraciones negativas y transmuta estas energías indeseables en pura luz...
Y así se ha hecho”.

Como practicar el Ho’oponopono Auto-Identidad
En el momento que usted nota dentro de sí algo incómodo en relación a una persona, lugar, acontecimiento o cosa, inicie el proceso de limpieza, diciendo:
“Divinidad limpia en mí lo que está contribuyendo para este problema.”
Entonces use las frases de esta secuencia:
“Lo siento mucho. Perdóname. Te amo. Estoy agradecido”, varias veces, usted puede destacar solo alguna de ellas que le llegue mas en aquél momento y repetirla.
Deje a su intuición guiarle. Cuando usted dice “Lo siento mucho” usted reconoce que algo (no importa saber el qué) penetró en su sistema cuerpo/mente. Usted quiere el perdón interior por lo que le trajo aquello. Al decir “Perdóname” usted no está pidiendo a Dios que le perdone, usted está pidiendo a Dios que le ayude a perdonarse. “Te amo” transmuta la energía bloqueada (que es el problema) en energía fluyendo, le vuelve a unir al Divino. “Gracias” o “Estoy agradecido” es su expresión de gratitud, su fe en que todo será resuelto para el bien mayor de todos los involucrados. A partir de este momento lo que suceda después es determinado por la Divinidad, usted puede ser inspirado a hacer alguna acción, cualquiera que sea, o no. Si continuase dudando, persista en el proceso de limpieza y después, cuando estés completamente limpio, obtendrás la respuesta.
Recuerde siempre que lo que usted ve de errado en el prójimo también existe en usted, todos somos Uno, por tanto toda cura es auto-cura. En la medida en que usted mejora el mundo también mejora. Asuma esta responsabilidad. Nadie más necesita hacer este proceso, solo usted

No existe ninguna regla en relación al orden de las frases. Use la secuencia con la cual se sienta mejor, la que esté mas en sintonía con su momento. Puede usar una o dos, generalmente solo “Te amo” ya resuelve

Piense las frases en todos los momentos de su día a día, esto lo mantendrá con una actitud vibrante de bienestar y comprensión, en relación a cualquier cosa que se manifieste para usted. Antes de salir de casa, pida a la Divinidad que: “Limpie lo que hay en usted o que pueda ser la causa de algún conflicto o problema en el camino del trabajo”, (por ejemplo).
Durante su día, al sentir cualquier malestar, o sentimiento ruin, que le traiga algún recuerdo, o no, únase a ese sentimiento “ruin” y pida a la Divinidad que limpie las memorias que lo están generando. Una frase muy útil es pensada así:
“¡Mis memorias os Amo!
¡Estoy agradecido por la oportunidad de liberaros a vosotras y a mí!”.

Siga con las frases (o frase) por el tiempo que quiera. El cambio es notable.

Cuando decimos a la Divinidad “Si hay algo en mí sucediendo que está haciendo vivir a las personas de un determinado modo, yo quiero liberar esas cosas”, al soltarse esas cosas, cambiamos nuestro mundo interno, y esto en contrapartida hace que el mundo entero cambie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario